sábado, 22 de julio de 2017

Citas: Divergente - Veronica Roth

"Mi padre dice que aquellos que quieren poder viven con miedo de perderlo. Es por eso que nosotros tenemos que darle el poder a aquellos que no lo desean".

"Alguien que se ve tan fuerte no debe actuar tan débil. ¿Por qué no puede aguantar su llanto como el resto de nosotros?".

"Hay poder en el control de algo que puede hacer daño, en controlar algo, y punto".

"—Un hombre valiente reconoce la fuerza de los demás —replica Cuatro.
—Un hombre valiente nunca se rinde".

"Aprieto mis dientes mientras las lágrimas vienen. Estoy harta. Estoy llena de lágrimas y debilidad. Pero no hay mucho que puedo hacer para pararlo".

"Al gime. — ¿Por qué tenía que estar en el otro equipo?
—Porque la vida no es justa, Albert. Y el mundo está conspirando en tu contra —dice Will—".

"Todos sabemos que tal vez iremos al piso de la fosa y buscar cada rostro y nunca encontrar uno que nos pertenezca".

"—Me siento valiente cuando estoy cerca de ti, sabes —dice—. Como soy yo pudiera encajar aquí, del mismo modo en que tú lo haces".

"Dejando la incomodidad a un lado, es agradable ser querida".

"Esa es la muerte; cambia de "es" a "era".

"—El miedo no te apaga; sino que te despierta".

"—Sabes, la mayoría de los chicos disfrutarían estar encerrados con una chica —ruedo mis ojos.
—¡No a la gente claustrofobia, Tris! —Ahora suena desesperado".

"—Me has estado poniendo mucha atención, ¿eh?
—Me gusta observar a las personas.
—Te sacarían a patada de Sinceridad, Cuatro, porque eres un terrible mentiroso.
(...)
—Bien. —Inclina su rostro más cerca del mío, sus ojos enfocan en mi barbilla, y mis labios, y mi nariz—. Te observo porque me gustas —dijo claramente, con valentía, y sus ojos se encontraron con los míos—".

"—¿Qué pasa contigo hoy? —dice Christina camino al desayuno. Sus ojos todavía están hinchados por el sueño y su cabello enredado formando un aro alrededor del rostro.
—Oh, ya sabes —digo—, el sol brillando, las aves cantando.
Ella alza una ceja, como si me recordara que estábamos bajo tierra en un túnel.
—Deja a la chica estar de buen humor —dice Will— puedes que nunca lo vuelvas a ver".

"— ¿Puedes ser una chica durante unos segundos?
—Siempre soy una chica —frunzo el ceño.
—Sabes lo que quiero decir. Como una ridícula, otra chica.
Enrollo mi pelo alrededor de un dedo.
—Will. —Sonríe tan ampliamente que puedo ver su fila de dientes—. Me dio un beso.
—¿Qué? —exijo—. ¿Cuándo? ¿Cómo? ¿Qué pasó?".

"—Nadie es perfecto —susurro—. No funciona de esa manera. Una cosa mala se aleja, y otra la reemplaza".




 Veronica Roth

martes, 18 de julio de 2017

Citas: El socio - John Grisham

"En Brasil, recordó, los hombres no lloran. Sobre todo delante de una mujer bonita".

"Patrick sabía que lo encerrarían, pero siempre le decía que no pasaría nada. Que lo resistiría. Que resistiría cualquier cosa si ella prometía esperarlo".

"Los fantasmas, ahuyentados por la luz del día, volvían por sus fueros durante las horas de oscuridad".

"Los periodistas, mientras tanto, lo bombardeaban con toda clase de preguntas estúpidas:
—¿Qué se siente volver a casa?
—¿Dónde has escondido el dinero, Patrick?
—¿Quién es el fiambre del coche?".

"Y echaba de menos a su querida Eva. No podía soportar la idea de vivir separado de su piel suave, de su dulce sonrisa, de su carne esplendorosa y de su alma cálida. No podía vivir sin ella".

"—Tarde o temprano tendrás que contármelo.
Patrick seguía dándole la espalda.
—¿Contarte qué?
—Pues... ¿Qué te parece si empiezas con Pepper, por ejemplo?
—Muy bien. Yo no maté a Pepper.
—¿Quieres decir que lo mato otra persona?
—Que yo sepa, no.
—¿Se mato él?
—Que yo sepa, no.
—¿Estaba vivo cuando tú desapareciste?
—Creo que sí".

"—¿Dónde esta Clovis?
—En el cielo.
—Me refiero a su cuerpo.
—En mi cabaña, en un congelador.
—¡Por todos los santos, Patrick!".

"—Karl, todo el mundo quiere desaparecer. Antes o después, todo el mundo sueña con irse".






John Grisham

viernes, 14 de julio de 2017

Citas: La chica del tren - Paula Hawkins

"Por fin es viernes. La diversión comienza aquí".

"A veces me sorprendo a mí misma recordando la última vez que tuve un contacto físico significativo con otra persona, sólo un abrazo o un cordial apretón de manos, y siento una punzada en el corazón".

"Unos quinientos metros antes de que lleguemos a Euston, en el lado derecho de las vías, hay un sucio edificio bajo de hormigón. En un lateral, alguien ha pintado: «LA VIDA NO ES UN PÁRRAFO»".

"La vida no es un párrafo y la muerte no es un paréntesis".

"No soy la misma chica de antes. Ya no soy deseable. Resulto más bien desagradable. No es sólo que haya engordado un poco, ni que tenga el rostro hinchado por la bebida y la falta de sueño; es como si la gente pudiera ver el dolor escrito en todo mi cuerpo; es visible en mi cara, en mi postura, en mis movimientos".

"Lo echo de menos todos los días. Más que a nadie, creo. Es el gran agujero de mi vida, en el centro mismo de mi alma, o quizá sólo fue su principio".

"Lo único que sé es que, un minuto estoy bien y la vida es dulce y no echo nada en falta y, al siguiente, me disperso, comienzo a desbarrar y otra vez me muero por escaparme".

"El problema de ser estéril es que no se puede huir de ello".

"Pero me volví más triste y, al cabo de un tiempo, la tristeza se vuelve aburrida tanto para la persona triste como para la gente que hay a su alrededor".

"A los padres no les importa otra cosa que sus hijos. Éstos son el centro del universo, lo único que importa. Nadie más es importante, el sufrimiento o la alegría de los demás es irrelevante, no son reales".

"No creo en las almas gemelas, pero entre nosotros hay una conexión que no había sentido antes o, al menos, no desde hace mucho tiempo. Procede de una experiencia compartida, de saber qué se siente al estar deshecho".

"Sé bien lo que es sentirse hueca. Comienzo a pensar que no se puede hacer nada para arreglarlo.
Eso es lo que he sacado de las sesiones de psicoanálisis: los agujeros de la vida son permanentes. Hay que crecer alrededor de ellos y amoldarse a los huecos, como las raíces de los árboles en el hormigón".

"Pero entonces pienso que a veces sucede, ¿no? Alguien con quien tienes un pasado no te deja estar y, por más que lo intentes, no consigues desembarazarte de esa persona y liberarte de ella. Puede que, al cabo de un tiempo, simplemente dejes de intentarlo".





Paula Hawkins

lunes, 10 de julio de 2017

Citas: La sirena varada - Alejandro Casona

"Ricardo.—Le estoy hablando en serio. Encuentro que la vida es aburrida y estúpida por falta de imaginación".

"Ricardo.—Los nuestros han de ser muy otros: extravagantes, magníficos. Y a nuestra puerta habrá un cartel diciendo: «Nadie entre que sepa geometría».
Florín.—¡Bravo; arreglado el mundo! Ya me gustaría ver cómo se puede hacer una vida toda de fantasías".

"Florín.—Basta, Ricardo. ¿Son estas tus diversiones? Pues para ti; yo me marcho a la cama.
Ricardo.—Don Florín, ¡piense usted que está delante del más allá! ¡Qué dirá este señor!
Florín.— (Malhumorado.)¡Que se vaya al cuerno!".

"Fantasma.—¡Pero no es posible…, si yo respiro…, si yo me llamo don Joaquín!…
Ricardo.—Alucinaciones. Muerto hace cien años. Usted es… Napoleón. A ver, ponga la mano así… Así, muy bien: Napoleón.
Fantasma.— (Como un eco triste.) ¡Muerto…!".

"Ricardo.—Pongamos que no lo niego. ¿Qué hay con eso?
Florín.—Que el amor necesita la verdad".


"Pipo.
Antes, permítame que me presente. Yo soy Pipo, empresario del Circo Palace, gran cinturón de la reina de Inglaterra…
Florín.
Ya lo sabía.
Pipo.
¿Y usted?
Florín.
Yo, da lo mismo.
Pipo.
Mucho gusto".




     Alejandro Casona


jueves, 6 de julio de 2017

Citas: La casa de las bellas durmientes - Yasunari Kawabata

"Durante sus sesenta y siete años el viejo Eguchi había pasado noches desagradables con mujeres. De hecho, esas noches eran las más difíciles de olvidar".

"Eguchi contuvo el aliento; era más hermosa de lo que había esperado. Y su belleza no constituía la única sorpresa. También era joven. Estaba acostada sobre el lado izquierdo, con el rostro vuelto hacia él. No podía ver su cuerpo, pero no debía de tener ni veinte años. Era como si otro corazón batiese sus alas en el pecho del anciano Eguchi".

"El rubor de los lóbulos indicaba la frescura de la muchacha como una puñalada que le llegó al alma".

"Sintió una oleada de soledad teñida de tristeza. Más que tristeza o soledad, lo que lo perturbaba era la desolación de la vejez".

"Quizá únicamente con el fin de alejar una fría sensación de culpa, el anciano creyó sentir música en el cuerpo de la muchacha. Era la música del amor. Como si quisiera escapar, miró las cuatro paredes, tan cubiertas de terciopelo carmesí que podría no haber existido una salida".

"—Parece haber pasado mucho tiempo desde que perdí la esperanza en cualquier mujer. Hay una casa donde duermen a las mujeres para que no se despierten".

"Quizá fuera un consuelo para un anciano melancólico sumergirse en recuerdos de mujeres de un pasado remoto que ya no volverían, ni siquiera mientras acariciaba a una belleza a la que no lograría despertar. Eguchi se sintió invadido por un cálido descanso que tenía algo de soledad".

"Los motivos iban más allá de cuestiones tan simples como la inquietud sobre complicaciones ulteriores. Eran una luz extraña en el fondo de una profunda oscuridad".

"Dicen que las camelias traen mala suerte porque las flores se caen enteras del tallo, como cabezas cortadas; pero los capullos dobles de este gran árbol, que tenía cuatrocientos años y florecía en cinco colores diferentes, caían de pétalo en pétalo. Por ello se llamaba la camelia «de pétalos caídos»".

"Pero la exuberancia del cuerpo de una muchacha no era algo que pudiera percibirse al contemplarla ni al yacer en silencio junto a ella. No podía compararse con la exuberancia de las camelias. Lo que fluía del brazo de la muchacha hacia el profundo interior de sus párpados era la corriente de la vida, la melodía de la vida, el hechizo de la vida, y, para un anciano, la recuperación de la vida".

"—¿Te gusto? —le había preguntado ella en el hotel.
—Sí, me gustas. Todas las mujeres preguntan lo mismo.
—Pero… —No terminó la frase.
—¿No vas a preguntarme qué es lo que más me gusta de ti?
—Muy bien. No diré nada más".

"Ninguna mujer, por hermosa que fuera, podía ocultar su edad cuando dormía. Y cuando una mujer no era hermosa, su mejor aspecto lo ofrecía dormida".

"El embarazo y el nacimiento eran una realidad y una bendición".

"El hecho de que fuera tan joven podía ser el motivo que lo impulsara; pero le parecía que, entre los ancianos que venían secretamente a esta casa de las bellas durmientes, debía de haber algunos que no sólo miraban con nostalgia hacia el pasado desaparecido sino que intentaban olvidar el mal que habían hecho en sus vidas".


"Dicen que el sentido del olfato es el más rápido en evocar recuerdos".

"Eguchi sintió una oleada de compasión por ella. Se le ocurrió una idea: los viejos tienen la muerte, y los jóvenes el amor, y la muerte viene una sola vez y el amor muchas".

"—Por eso he venido —dijo el viejo Eguchi—. Morir en una noche como la de hoy, con la piel de una muchacha para darle calor, debe de ser el paraíso para un anciano.
—Dice usted cosas muy desagradables.
—Un viejo vive en vecindad con la muerte".

"—Quizá la juventud sea terrible para un anciano".

"Cada mujer era diferente de todas las demás".




 Yasunari Kawabata

domingo, 2 de julio de 2017

Citas: El gigante egoísta y otros cuentos - Oscar Wilde

El gigante egoísta:

"—Tengo muchas flores hermosas —se decía—, pero los niños son las flores más hermosas de todas".

"—¿Quién se atrevió a herirte? Dímelo para tomar la espada y matarlo.
—¡No! —respondió el niño—. Son las heridas del amor".

El pescador y su alma:

"Y una tarde llamó a la sirena y le dijo:
—Sirenita, sirenita, yo te quiero. Seamos novios, porque estoy enamorado de ti...
Pero la sirena negó moviendo tristemente la cabeza, mientras decía:
—Tienes un alma humana. Sólo podría amarte yo si tú te desprendieses de tu alma.
Entonces el joven pescador se dijo:
—¿De qué me sirve mi alma? No puedo verla, no puedo tocarla, no la conozco. La despediré, y podré ser feliz".

"Yo daré mi alma por su cuerpo y renunciaré al cielo por su amor".

"Su alma todavía le dijo:
—Si realmente quieres echarme, no me despidas sin corazón. El mundo es cruel, dame tu corazón para llevarlo conmigo.
Pero el pescador, moviendo la cabeza, sonrió:
—¿Cómo voy a amar a mi amor si te doy mi corazón?
—Sé generoso —insistió el alma—, dame tu corazón, que el mundo es muy cruel y tengo miedo.
—Mi corazón es de mi amor —dijo él—. No seas porfiada y vete.
—¿Y no podré amar yo también? —preguntó su alma.
—¡Ándate, te digo, yo no te necesito para nada!".

"El joven pescador se puso a reír.
—El amor es mejor que la sabiduría —exclamó— y la sirenita me ama.
—Te equivocas, no hay nada mejor que la sabiduría —dijo el alma.
—El amor es mejor —repitió el joven pescador, y volvió a sumergirse en las honduras del mar, mientras el alma se alejaba llorando a través de las marismas".

"Su alma le contestó entonces:
—Cuando te desprendiste de mí y me lanzaste al mundo, no me diste corazón; así que aprendí a hacer todas estas cosas, y a gustar de ellas.
—¿Qué dices? —murmuró el joven pescador.
—Bien lo sabes —contestó su alma—, lo sabes muy bien. ¿Te olvidaste que no me diste corazón? Por eso, no te inquietes, ni me perturbes a mí. Tranquilízate, porque no hay dolor que no puedas ahuyentar, ni placer que no puedas conseguir".

"—¡Ay! chilló el alma—. No hay sitio para mí en tu corazón, está repleto de amor".

"—El amor es mejor que la sabiduría, y más precioso que las riquezas, y más bello que los pies de las hijas de los hombres. Al amor no lo consume el fuego, ni el agua puede apagarlo. Yo te llamaba al amanecer, y tú no acudiste a mi llamada. La luna oyó tu nombre, pero tú no escuchaste. Porque yo te había abandonado, y para daño mío vagué muy lejos de ti. Sin embargo, tu amor fue siempre conmigo a todas partes, y siempre fue poderoso, y nada prevaleció contra él, a pesar de que contemplé el mal y contemplé el bien. Y ahora que tú estás muerta, yo quiero también morir contigo".


El cumpleaños de la infanta:

"Tan grande había sido el amor del Rey por ella, que no permitió que la tumba se la robara por completo".

"—Mi bella princesa, tu enanito no volverá a bailar. Y es lamentable, porque es tan feo, que con seguridad habría hecho sonreír al propio Rey.
—¿Y por qué no volverá a bailar? —preguntó la infanta con aire decepcionado.
—Porque su corazón se ha roto —contestó el Chambelán.
Y la infanta frunció el ceño, y sus finos labios se contrajeron en un delicioso gesto de fastidio.
—De ahora en adelante —exclamó echando a correr al jardín— los que vengan a jugar conmigo no deben tener corazón".

El ruiseñor y la rosa:

"—Este sí que es un auténtico enamorado verdadero —seguía pensando El ruiseñor—. Yo canto y él sufre; lo que para mí es alegría, para él es dolor. No cabe duda que el amor es una cosa admirable, más preciosa que las esmeraldas y más rara que los ópalos blancos. Ni con perlas ni con ungüentos se lo puede comprar, porque no se vende en los mercados. No se puede adquirir en el comercio ni pesar en las balanzas del oro". 





Oscar Wilde

miércoles, 28 de junio de 2017

Citas: PD. Todavía te quiero - Jenny Han

"A veces me gustas tanto que no puedo soportarlo. Me llena internamente, todo el camino hasta el borde, y siento como si pudiera desbordarme".

"Me besa en la mejilla izquierda, y luego la derecha; su aliento es cálido. Y luego nada. Mis ojos se abren. ¿Es esto un literal beso de despedida? ¿Por qué no me besó correctamente?
—¿Qué estás haciendo? —le susurro.
—Construyendo anticipación.
Rápidamente digo—: Simplemente besémonos".

"Lo beso antes de que pueda terminar. Correctamente. Como si lo hubiera extrañado. Me besa de regreso de la misma manera. Como si hubieran pasado cuatrocientos años. Y entonces ya no estoy pensando y me encuentro perdida en sus besos".

"—Eres la persona menos patética que conozco, Gogo —le digo.
Deja moquear y rueda alrededor por lo que estamos acostadas cara a cara. Frunciendo el ceño me dice—: No dije que fuera patética. Dije que llorar por un chico lo era.
—Oh —digo—. Bueno, todavía no creo que sea patético llorar por alguien. Sólo significa que te preocupas por ellos profundamente y estás triste".

"—Así que, ¿cómo besa?

 Me sonrojo. Golpeteo mis dedos sobre mis labios antes de decir—: Besa como... como fuera un profecional.
Se ríe y se levanta las cucharas de los ojos. —¿Cómo un prostituto?".

"Siento un pinchazo en mi corazón. Cuando lo dice de esa manera, es muy triste. —Podrían volver a ser amigos otra vez, después de algún tiempo. Pero no sería lo mismo, lo sé. Siempre estarían lamentando lo que fue. Siempre sería un poco... menos.
—Pero no será como antes".

"—No dejes que te suceda, Lara Jean. No te vuelvas demasiado seria a donde las cosas no puedan retroceder. Enamórate de Peter si quieres, pero ten cuidado con tu corazón. Las cosas se sienten como que van a estar para siempre, pero no. El amor puede desaparecer, o las  personas pueden, sin incluso quererlo. Nada está garantizado".

"—¿Peter?
—¿Sí?
—No quiero que alguna vez rompamos el corazón del otro".

"Margot dice—: La sociedad está demasiado atrapada en avergonzar a una mujer por disfrutar del sexo y aplaudir a un hombre".

"—Ambas me agradan por igual —le digo.
—No hay tal cosa —resopla—. Nadie puede querer de la misma forma a dos personas.
—¿No amas a tus hijos de la misma forma?
—Por supuesto que no.
—Pensé que los padres no tenían favoritismos.
—Por supuesto que los tienen".

"—Espera, ¿puedes llevarme uno de esos yogures para el almuerzo?
—Di por favor.
—Por favor.
—Di por favor, por favor.
—Adiós.
—Adioooos".

"Trato de suavizar mi rostro como una hoja blanca de papel. Serenamente digo—: Entonces, dices que no te molesta que papá se case de nuevo.
—Es sólo una cita, Lara Jean. Las personas no se casan por una mísera cita".

"Pone los ojos en blanco, exageradamente. —Ugh, nunca debí haberte dicho.
—Ya es demasiado tarde. Mira, si dos personas están destinadas a estar juntas, encontrarán la forma de estarlo".

"—Tu cuerpo es tuyo para que lo protejas y lo disfrutes. —Levanta ambas cejas hacia mí, significativamente—. Como sea que decidas participar en ese disfrute, es tu decisión. Elige sabiamente. Cada hombre que llegó a tocarme tuvo un honor, un privilegio —agita su mano hacia mí—, ¿todo esto? Es un privilegio alabar a este templo, ¿entiendes lo que digo? No cualquier idiota puede acercarse al trono".

"Es más… romántico. Una carta es para guardar".


"Kitty se ablanda. Pone un brazo a mi alrededor. —No llores.
—No estoy llorando. Estoy lagrimeando un poco.
Suspirando pesadamente, dice—: Si el amor es así, no gracias. No quiero nada de él. Cuando sea mayor, solo voy a hacer lo mío".

"—No hay manera de protegerte contra un corazón roto, Lara Jean. Es parte de la vida".

"Estoy de un color rojo brillante; sé que es así. —Oh, cállate.
Riendo, dice—: Como un halcón sobre su presa.
—¡Cállate! —Ahora me río también—. ¿Cómo es que recuerdas eso?
—Porque estaba haciendo lo mismo —dice.
—¿También mirabas a Peter? —Lo digo a modo de chiste, en broma, porque esto es divertido. Por primera vez en días me estoy divirtiendo.
Me mira directamente, ojos azul mar seguros y firmes, y mi aliento se queda atrapado en mi pecho. —No. Estaba mirándote a ti".

"—Me llevó a comprar donas.
Muerdo mi labio. —Eso es lindo. ¿Te dijo algo?
—¿Acerca de qué?
—No lo sé. La vida.
Kitty pone los ojos en blanco. —No dijo nada acerca de ti, si es lo que estás preguntando.
Eso duele. —No estaba preguntando por eso —miento".

"En su lugar, pregunta. —¿Por qué siempre me llamas por mi nombre completo?
—No lo sé. Supongo que así es como te pienso en mi cabeza.
—Oh, ¿estás diciendo que piensas mucho en mí?
Me río".




 Jenny Han