miércoles, 23 de agosto de 2017

Citas: Caminhando na chuva - Charles Kiefer

"Não consigo pensar em linha reta. Com certeza não sou um racionalista, se é que os racionalistas pensam em linha reta...".

No consigo pensar en linea recta. Con certeza no soy un racionalista, se cree que los racionalistas piensan en linea recta...

"Nunca não vi coisa mais boba, uma pura perda de tempo. A gente aqui na cidade nem sabia o que era comunismo. Pra dizer a verdade: sabia, comunismo era pecado, e, se era pecado, ninguém não queria saber nada de comunismo".

Nunca vi cosa más boba, una pura perdida de tiempo. La gente aquí en la ciudad ni sabia lo que era comunismo. Para decir la verdad: sabia, comunismo era pecado, y, si era pecado, ninguno queria saber nada de comunismo.

"As mulheres aqui na cidade são tratadas como vacas, desculpe o termo. São mais maltratadas até que as próprias vacas, que são animais e não sentem nada".

Las mujeres aquí en la ciudad son tratadas como vacas, disculpe por el termino. Son más maltratadas hasta que las propias vacas, que son animales y no sienten nada.

"Acho que a cidade é como uma mulher: para conhecê-la é preciso percorrer com paciência as suas ruas, os seus becos, os seus caminhos".

Creo que la ciudad es como una mujer: para conocerla es necesario recorrer con paciencia las calles, los callejones, los caminos.

"A cidade é como mulher: precisa de carinho, afago, paciência. Mulher nenhuma gosta de barulho, prefere a palavra sussurrada no ouvido".

La cuidad es como una mujer: necesidad de cariño, afecto, paciencia. Ninguna mujer le gusta el ruido, prefiere la palabra susurrada en el oído.

"(...) ela incansável, irrequieta, em constante atividade para não pensar jamais nos amores que também não teve e nem sequer desejou, ou se desejou foi em horas mortas, no silêncio do quarto escuro enquanto ele, saciado, roncava ao seu lado".

(...) ella incansable, inquieta, en constante actividad para no pensar jamas en los amores que también no tiene y ni siquiera deseo, o si deseo fue en horas muertas, en el silencio del cuarto oscuro en cuanto él, saciado, roncaba a su lado. 

"(...) acho que por isso que os olhos dele ficaram  sem brilho, de um azul desbotado, e os dela, ausentes, como quem mira o horizonte na esperança de distinguir o retorno de um ser amado".

(...) creo que por eso que los ojos de él quedaban sin brillo, de un azul desteñido, y los de ella, ausentes, como quien mira el horizonte en la esperanza de distinguir el retorno de un ser amado.

"Bom, mas se começar a falar disso vou ficar triste e não quero ficar triste e nem deixar ninguém triste. A tristeza é uma coisa que bate na gente assim de repente".

Bien, pero si comienzo a hablar de eso voy a quedar triste y no quiero quedar triste y ni dejar ninguno triste. La tristeza es una cosa que late en la gente así de repente. 

"Às vezes o meu avô era um poeta, um Neruda, que amo tanto agora quando estou sozinho pensando num bom copo de vinho branco. Não sei ler os poemas do Neruda sem pensar em vinho branco, acho que uma coisa está intimamente ligada à outra, mas não sei dizer por quê".

Había veces que mi abuelo era un poeta, un Neruda, que amo tanto ahora cuando estoy solo, pensando en una copa de vino blanco. No sé leer los poemas de Neruda sin pensar en el vino blanco, creo que una cosa está íntimamente ligada a la otra, pero no sé decir el por qué.

" —O que foi, menino?  —quis saber.
 —Nada — respondi. 
 —Está triste, os teus olhos dizem. Parece que andou chorando...  
 —Queria saber uma coisa: quando é que a árvore vai-se encher de florzinhas mais uma vez?
 —Ah! Então não sabes que os pessegueiros florescem na primavera? — e ele pôs o seu braço grosso e flácido sobre o meu ombro. 
Os pessegueiros florescem na primavera — repeti, e contei o meu crime. 
Ele passou a sua mão calejada e grossa no meu rosto e disse:
Eu te amo, moleque, e fico muito feliz em saber que nunca mais vais matar as criaturinhas de Deus".

—¿Qué pasa, muchacho? —quiso saber.
—Nada —respondí.
—Estás triste, lo dicen tus ojos. Parece que has estado llorando...
—Quería saber una cosa: ¿cuando es que los árboles se llenarán de flores?
—¡Ah! ¿Entonces no sabes que los melocotones florecen en la Primavera? —y él paso su brazo grueso y flácido sobre mi hombro.
—Los melocotones florecen en Primavera —repetí, y le conté sobre mi crimen.
Él paso su mano gruesa en mi rostro y me dijo:
—Yo te amo, mi niño, y quedo muy feliz en saber que nunca más vas a matar las criaturas de Dios.

"A vida também floresce na primavera, e o perdão, e o amor, eu acho".

La vida también florece en la Primavera, y el perdón, y el amor; creo.

"Sentado no círculo de madeira pensei: a vida é redonda. A gente caga. O lambari come a bosta. A traíra come o lambari. A gente come a traíra e caga outra vez. É: a vida é redonda, não tem começo e não tem fim. Onde se pensa que termina ela está é começando".

Sentado en el circulo de la madera pensé: la vida es redonda. La gente caga. Las lombrices comen la mierda. Los peces se comen a las lombrices. La gente se comen a los peces y cagan otra vez. Es: la vida es redonda, no tiene comienzo y no tiene fin. Uno cree que está llegando a su fin pero está recién empezando.

"Hoje a coisa anda confusa. Hoje todo mundo anda triste, com medo. O dinheiro transforma os homens, menino, eles ficam orgulhosos, individualistas, mesquinhos, sem amor no coração. O dinheiro é o diabo, guri".

Hoy la cosa anda confusa. Hoy todo el mundo anda triste, con miedo. El dinero transforma a los hombres, los niños, ellos permanecen orgullosos, individualistas, mezquinos, sin amor en el corazón. El dinero es el diablo, pequeño.

"Até que enfim consegui contar algumas coisas sem muito rodeio. Talvez devesse narrar linearmente, contando o acontecido de cada dia. Ia ser um barato, mas levaria muitos anos, e não tenho vocação proustiana, e acho que a realidade, o passado, é um amontoado de fatos, sem lógica, sem racionalidade. Narrar com linearidade, na minha opinião, seria ao mesmo tempo viver e contar, e o vivido é irrecuperável. O que se pode tentar é juntar os fragmentos, como quando a gente quebra um espelho e tenta remontá-lo: por melhor que seja a cola, a imagem refletida vai ser escalavrada, distorcida".

Hasta que por último conseguí contar algunas cosas sin mucho rodeo. Tal vez debería narra literalmente contando lo sucedido de cada día. Sería un barato, pero llevaría muchos años, y no tengo vocación proustiano, y creo que la realidad, el pasado, es un amontonado de hechos, sin lógica, sin racionalidad. Narrar con linealidad, en mi opinión, sería al mismo tiempo vivir y contar; y lo vivido es irrecuperable. Lo que se puede intentar es juntar los fragmentos, como cuando la gente quiebra un espejo e intenta arreglarlo: por mejor que sea el pegamento, la imagen reflejada va a ser cicatrizada, distorsionadas.

"E outra coisa: a vida é como uma fotografia: com o tempo perde a cor, desbota, perde o contraste, o brilho. Escrever talvez seja uma forma de recuperar a fotografia, refotografar".

Y otra cosa: la vida es como una fotografía: con el tiempo pierde color; se desvanece, pierde el contraste, el brillo. Escribir tal vez sea una forma de recuperar la fotografía, re-fotografiar.

"Não tenho vontade de falar nisso pra não ficar revoltado, e, se fico revoltado, vão dizer que sou pessimista, que a vida é bela e que sou macambúzio, complexado, sei lá. Interessante como sempre tem alguém julgando o pensamento da gente. Sei que escrever é perigoso e que se paga um preço terrível, principalmente se o livro é editado, a crítica não perdoa, ninguém não quer saber se se escreve por necessidade ou por passatempo".

No tengo voluntad de hablar de eso para no quedar rebelde y, si quedo rebelde, voy a decir que soy un pesimista, que la vida es bella y que soy triste, un acomplejado, no lo sé. Interesante como siempre tienen a alguien jugando el pensamiento de la gente. Sé que escribir es peligroso y que se paga un precio terrible, principalmente si el libro es editado, la critica no perdona, ninguno quiere saber si se escribe por necesidad o por pasatiempo. 

"Espero escrever este e parar, assim como um estivador carrega o seu saco, larga-o na pilha e respira aliviado. Puxa! Mas o estivador volta a carregar outro saco, e assim a vida inteira. Então, devia parar agora, rasgar tudo o que já está escrito, desistir enquanto é tempo. A verdade é que não sei o que desejo, ou melhor, sei, mas quando chego lá, quando alcanço o objeto desejado, concluo que não era bem isso que queria".

Espero escribir este y parar; así como un estibador transporta el saco, dejándola en la pila y respira aliviado. ¡Puta! Pero el estibador vuelve a transportar el otro saco, y asì la vida entera. Entonces, debía parar ahora, rasgar todo lo que ya está escrito, desistir en cuanto puedas. La verdad es que no se lo que deseo, o mejor; sé, pero cuando llego allí, cuando alcanzó el objeto deseado, llego a la conclusión de que no era exactamente lo que quería. 

"Sou um sujeito difícil, os outros têm razão em dizer que sou complicado. Também pudera! Essa fase da vida em que estou é terrível. Ter vinte anos é doloroso, é estúpido".

Soy un sujeto difícil, los otros tienen razón en decir que soy complicado. ¡También pudiera! Esa fase de la vida en que estoy terrible. Tener viente años es doloroso, es estúpido.

"Agora nem sei por onde anda. Isso que é a merda de a gente crescer: vai perdendo tudo de que mais gosta".

Ahora ni sé por donde anda. Eso es una mierda de la gente que crece: va perdiendo todo lo que más le gusta.

"— Os valentes morrem primeiro".

—Los valientes mueren primero.

"Um dia ainda vou-me embora, se possível pra França. Paris me fascina, Paris me emociona. Paris, espereme, chego aí, se chego! Ainda caminharei pelo Sena, subirei na Torre Eiffel, e do alto da torre, pra que o mundo inteiro ouça, Rosana, gritarei teu nome, gritarei: Eu te amo".

Un día me voy, si es posible para Francia. París me fascina, París me emociona. París, espérame, llego allí, ¡llego allí! Todavía caminaré por el Sena, subiré en la Torre Eiffel, y en el alto de la torre, para que el mundo entero escuche, Rosana, gritaré tu nombre, gritaré: Te amo.

"Sobre a Rosana vou falar daqui a pouco, é que preciso estar bem romântico pra falar dela, e hoje não estou nada".

Sobre Rosana voy a hablar un momento, es que necesito estar bien romántico para hablar de ella, es que hoy no lo estoy.

"Sou capaz de terminar o livro fazendo como o Flaubert: reescrevendo inúmeras vezes a mesma página. Aí está a diferença entre o que estou fazendo e a literatura; o trabalho paciente, a elaboração obstinada. Isso tudo que escrevo vem assim de repente, como se um vulcão tivesse entrado em erupção dentro de mim, a coisa vem desordenada, caótica, sem um rumo definido. Tem de ser assim porque sou assim. O texto deve refletir exatamente o que sou e não o que gostaria de ser. Não pode haver falsidade entre mim e a página".

Soy capaz de terminar el libro haciendo como Flaubert: rescribiendo inumerada veces la misma página. Allí está la diferencia entre lo que estoy haciendo y la literatura; el trabajo paciente, la elaboración obstinada. Eso es todo lo que escribo de repente, como si un volcán estuviera estallando dentro de mí, la cosa es desordenada, caótica, sin un conjunto de dirección. Tiene que ser así porque yo soy así. El texto debe reflejar exactamente lo que soy y no lo me gustaría ser:
 No puede haber  falsedad entre mí y la página. 

"A verdade é que as coisas perdem a graça quando a gente já sabe o que vai acontecer, o bom da vida são as surpresas que ela nos reserva, a expectativa".

La verdad es que las cosas pierden gracia cuando la gente ya sabe lo que va a suceder; lo bueno de la vida son las sorpresas que ella nos reserva, la expectativa.

"Eu já disse pra ela muitas vezes: Arruma outro, ninguém não pode e nem deve amar assim, ninguém merece ser amado tanto. O amor é uma coisa muito gozada, nem sei explicar. Ao mesmo tempo entendo o meu pai e também entendo a minha mãe. Acho que mulher ama diferente, a mulher sabe amar, a mulher se entrega demais, se dá completamente. E por isso sofre, sofre muito, sofre feito cachorro".

Dije para ella muchas veces: Consigue a otro, ninguno puede y ni debe amar así, ninguno merece ser amado tanto. El amor es una cosa muy divertido, ni sé como explicarlo. Al mismo tiempo entiendo lo que mi padre y mi madre entendían. Creo que la mujer ama diferente, la mujer sabe amar; la mujer da demasiado, se entrega completamente. Y por eso sufre, sufre mucho, sufre con un perro.

"A literatura anda cheia de histórias de amor impossíveis. Tem aquele clássico, com final trágico, Romeu e Julieta, acho que por isso mesmo um clássico: por ser trágico. A minha história de amor é meio sem graça, o bom mesmo da minha vida foi a infância. Não foi um amor trágico, nem uma paixão violenta. Foi uma coisa assim suave e leve como um bom vinho, mas doeu bastante".

La literatura anda repleta de historias de amores imposibles. Tiene aquel clásico con final trágico, como Romeo y Julieta, creo que por eso mismo es un clásico: por ser trágico. Mi historia de amor es bastante aburrida, incluso lo fue mi infancia. No fue un amor trágico, ni una pasión violenta. Fue una cosa así suave y libre como un buen vino, pero me dolía bastante.

"A minha história de amor não foi muito trágica, mas doeu, não houve mortes, tiros, essas coisas que só acontecem nos livros. A vida é mais desinteressante que a literatura, parece".

Mi historia de amor no fue muy trágica, pero dolía, no hubo muertes, tiros, esas cosas que solo sucede en los libros. La vida es más desinteresante que la literatura, parece.

"Filha de médico. E aí começou o problema.
Ela tinha maneiras especiais, educação especial, amizades especiais. Tudo nela era especial, e em mim tudo era rude, filho de caminhoneiro, pobre, essas coisas. E, por maior que fosse o amor, as diferenças eram muitas, e mais fortes".

Ella era hija de un médico. Y allí comenzó el problema.
Tenía una manera especial, educación especial, amistades especiales. Todo en ella era especial, y en mí todo era grosero, hijo de un camionero, pobre, esas cosas. Y, por mayor que fuese el amor; las diferencias eran muchas, y más fuertes.

"Tenho saudade muito grande daqueles danados, e se um dia qualquer os encontrar, se tiver coragem, vou dizer: “Valeu a pena ser aluno de vocês. Me ensinaram a viver melhor, porque nos livros encontrei a vida real verdadeira”.

Tengo una gran nostalgia de aquellos condenados, y sé que un día cualquiera los encontraré; si me atrevo, les voy a decir: "Valió la pena ser alumnos de ustedes. Me enseñaron a vivir mejor; porque en los libros encontrarás la verdadera vida real".

"Ô Valdir. Ô João, se este meu livro for publicado, e se vocês lerem estas minhas memórias, saibam que tenho lembrado das aulas de vocês, das tertúlias literárias em sala de aula, do sentido profundo de vida que vocês me deram, da esperança no ser humano que vocês plantaram no meu coração".

Valdir. João, si este libro es publicado, y si ustedes leen mis memorias, sabrán que había recordado en las clases de ustedes, las reuniones literarias en la sala de aula, del sentido profundo de vida que ustedes me dieron, de la esperanza en se humano que ustedes plantaron en mi corazón.

"Acho que cada professor deve criar o próprio método de trabalho, porque cada aluno é diferente, e cada grupo é diferente".

Creo que cada profesor debe crear el propio método de trabajo, porque cada alumno es diferente, y cada grupo es diferente.

"E, principalmente, vou ensinar aos meus alunos que ler é importante, porque nos humaniza, nos emociona, nos comove. E quem tem coragem de chorar é porque está vivo, porque pulsa, porque vibra. Quem sabe chorar também sabe explodir de alegria".

Y, precisamente, voy a enseñar a mis alumnos que leer es importante, porque nos humaniza, nos emociona, nos conmueve. Y quien tiene coraje de llorar es porque está vivo, porque late, porque vibra. Quien sabe llorar también sabe explotar de alegría.

"O pior homem do mundo é o indiferente, porque seu coração é um deserto, e no deserto não nascem flores".

El peor hombre del mundo es el indiferente, porque su corazón es un desierto, y en el desierto no nacen las flores.

"A vida não é tão interessante como a literatura".

La vida no es tan interesante como la literatura.

"Poesia perde a graça quando traduzida".

La poesía pierde la gracia cuando es traducida.

"Que mistério? Ora bolas, não tem mistério nenhum e não estou escrevendo um livro de aventura policial, não sou Agatha Christie nem nada, sou um rapaz de vinte anos que, antes de sair de sua terra, antes de abandonar a chata da sua cidade, quer deixar escritas as suas impressões sobre a infância e a adolescência porque sabe que, na cidade grande, vai mudar, vai mudar muito, e vai perder quem sabe a poesia, o romantismo, essas coisas que só podem existir numa cidade de quinze mil habitantes".

¿Qué misterio? Que demonios, no tiene ningún misterio y no estoy escribiendo un libro de aventura policial, no soy Agatha Christie ni nada, soy un chico de veinte años que, antes de salir de su tierra, antes de abandonar la aburrida de su ciudad, quiere dejar escritas sus impresiones sobre la infancia y la adolescencia porque sabe que, en la ciudad grande, va a cambiar; va a cambiar mucho, y sabe que perderá la poesía, el romanticismo, esas cosas que solo pueden existir en una ciudad de quince mil habitantes. 

"Não vi mais nada, nem me lembro do que a turma fez ou deixou de fazer. Sei que durante a galinhada, no almoço, Rosana não despregou os olhos dos meus. E fui sendo conquistado totalmente, havia uma chama nos seus olhos, desejo ardente, pedido de socorro, sei lá".

No vi más nada, ni recuerdo lo que la banda hizo o dejo de hacer: Sé que durante el almuerzo, Rosana no despego los ojos de mí. Y fui siendo conquistado totalmente, había una llama en sus ojos, un deseo ardiente, un pedido de socorro, lo sé.

"Consegui sentar ao seu lado, no retorno. Passei o braço no seu ombro, e ela se aninhou no meu peito. Acho, não acho, tenho certeza, que meu coração bateu mais forte".

Conseguí  sentarme a su lado, en cambio. Pase el brazo en su hombro, y ella se inclino en mi pecho. Creo no creo, tengo la certeza, que mi corazón latió más fuerte.


"Escrever é sofrer, também".

Escribir es sufrir; también. 

"Acho que toda pessoa que ainda consegue se emocionar neste mundo violento em que a gente vive é bonita internamente".

Creo que toda persona que todavía si consigue emocionarse en este mundo violento en que vivimos  es precioso por dentro.

"Tantas filosofias bonitas neste mundo, mas que acabam em lutas sangrentas".

Tantas filosofías bonitas en este mundo, pero que acaban en luchas sangrientas.

"Vinho branco e poesia. Tenho bebido a última, que também embriaga. E lembrado as músicas que ouvíamos nos longos domingos. Longos agora, naquele tempo voavam".

El vino blanco es poesía. Había bebido la última, que también embriaga. Y recuerdo las músicas que escuchamos en los largos domingos. Largos ahora, en aquél tiempo volaban. 

"Não tenho vinho branco, e nem Rosana. Mas tenho a certeza de que a terei, não desisto assim tão fácil".

No tengo vino blanco, ni a Rosana. Pero tengo la certeza de que la tendré, no desistiré así tan fácil.

"Há pouco fechei os olhos e me transportei mentalmente: me vi caminhando na chuva, numa cidade estranha, num país distante, acho que a França, Paris, e ao meu lado Rosana, com o cabelo escorrido, sorrindo, cantando".

Solo cerrar los ojos y mentalmente me ha transportado: me vi caminando en la lluvia, en una ciudad extraña, en un país distante, creo que es Francia, París, y al lado mio Rosana, con el cabello lacio, sonriendo, cantando.

"As poucas pessoas que andavam pela rua estavam apressadas e não queriam saber de nós dois, por isso fomos deitando no gramado e nos amamos como dois animais, na chuva, no crepúsculo, sem medo, sem ninguém pra nos censurar".

Las pocas personas que andaban por la calle estaban apresuradas y no querían saber de nosotros dos, por lo que estábamos tumbados en el césped y nosotros nos amábamos como dos animales, en la lluvia, en el crepúsculo, sin miedo, sin que nadie nos censuren.

"Abri os olhos e ouvi o barulho gostoso da chuva contra a vidraça, e concluí que vale a pena lutar pelo nosso amor, ninguém não pode nos impedir, teu pai não é o dono do mundo, eu te amo e isso não pode acabar assim, a pior coisa é um amor que não se realiza, que fica em eterna expectativa, esperar é morrer lentamente".

Abrí los ojos y escuche el murmullo de la lluvia contra el vidrio, y concluyo que vale la pena luchar por nuestro amor; ninguno de nosotros puede impedirlo; tú padre no es el dueño del mundo, te amo y eso no puede acabar así, la peor cosa es un amor que no se realiza, que es eterna la espera, esperando la muerte lenta.

"Agora vou parar de escrever, a chuva me convida a sair, a cidade está morta, mergulhada em silêncio, não há um carro nas ruas, nem um cão, nem uma pessoa. Até o momento em que romper a aurora, até o instante em que o sol explodir anunciando minha nova vida, e um novo tempo, vou ficar caminhando na chuva".

Ahora voy a parar de escribir; la lluvia me invita a salir; la ciudad está muerta, llena de silencio, no hay un auto en las calles, ni un perro, ni una persona.  En el momento en que se rompa el amanecer, hasta el momento en que el sol estalle anunciar mi nueva vida y un nuevo tiempo, voy a estar caminando bajo la lluvia.




Charles Kiefer

sábado, 19 de agosto de 2017

Citas: Jettatore - Gregorio de Laferrére

"Carlos.—Bueno, lo que veo es que no te importa nada de mí.
Lucía.—Si no puedo querer a nadie que no seas tú, ¡Como si no lo  supieras!".

"Carlos.— (Saca una llave.) ¡Toque fierro, tía, toque fierro!
Don Lucas.—Buenas noches, señora...
Doña Camila.—Adelante, Don Lucas. (Aparte) ¿Quieres callarte?
Carlos.— (Aparte.) ¡Por lo menos haga cuernos!".

"Don Juan.—¡Aquí estoy yo!
Todos.—¿Eh?
Don Juan.—¡Perdí el tren!
Carlos.— (Encaramado en una silla.) ¡El último colazo del "jettatore"! ¡Ahora podemos vivir tranquilos!".





Gregorio de Laferrére

martes, 15 de agosto de 2017

Reseña: El socio - John Grisham

Título: El socio
Escritor: John Grisham
GéneroThriller legal
Año de publicación: 1997
Páginas: 512
Clasificación:  5/5
Reseña:

Patrick Lanigan había sido un joven socio en una destacada firma de abogados del sur. Tenía una hermosa esposa, una niña nueva y un futuro brillante. Entonces una noche de invierno Patrick fue atrapado en un coche ardiendo; El ataúd que enterraron no contenía más que cenizas.

A poca distancia, Patrick observó su propio entierro y luego huyó. Una fortuna fue robada de la cuenta offshore de su ex-firma. Y Patrick corrió, cubriendo sus huellas todo el camino.


El autor:


Nacido el 8 de febrero de 1955 en Jonesboro, Arkansas, su padre fue un trabajador de la construcción y su madre una ama de casa, John Grisham como un niño soñaba con ser un jugador profesional de béisbol. Dándose cuenta de que no tenía las cosas adecuadas para una carrera profesional, cambió de marcha y se especializó en contabilidad en la Universidad Estatal de Mississippi. Después de graduarse de la escuela de leyes en la escuela Ole Miss en 1981, pasó a practicar la ley durante casi una década en Southaven, especializada en defensa criminal y litigios de lesiones personales. En 1983, fue elegido a la Cámara de Representantes estatal y sirvió hasta 1990.




Mi opinión:

Patrick Lanigan es un abogado que "muere" trágicamente en un accidente cuando se cae y se prende fuego. Pasan cuatro días después de su entierro, y desaparecen nueve millones de dolares en una bufete de abogados y el único sospechoso termina siendo el fallecido, quien desapareció misteriosamente con el dinero, dejando atrás un buen trabajo, su esposa Trudi y su pequeña hija de dos años Ashley Nicole.
Después de cuatro años lo encuentran viviendo en Brasil con otro nombre, con otro aspecto y lo secuestran para obligarlo (mediante torturas) dónde está el dinero que robo.



"Los fantasmas, ahuyentados por la luz del día, volvían por sus fueros durante las horas de oscuridad".


Así como John Grisham hace que está novela tenga enganche desde la primera hasta la última página. 
Durante la narración descubre lo antes y lo durante dela protagonista y cómo con la ayuda de su abogado Sandy llega a librarse de una cadena perpetua y una pena de muerte.
No tuve ninguna queja de este libro, entretiene muchísimo, la historia tiene su encanto que no hace que lo abandones.
Se ve que el autor lo escribió sabiendo de su profesión, y posee muchos personajes realistas.
Creo que lo único malo que tiene es el final que no se entiende mucho; te das cuenta que durante todo el libro se mantiene en equilibrio pero baja totalmente en las últimas páginas.
A pesar de ello es un gran libro para pasar el rato.



"Patrick sabía que lo encerrarían, pero siempre le decía que no pasaría nada. Que lo resistiría. Que resistiría cualquier cosa si ella prometía esperarlo".

viernes, 11 de agosto de 2017

Citas: Destrúyeme después - Corín Tellado

"Diana pensaba: si no tuviera tanto años, hubiera creído que me amaba".

"El empleado la miró un tanto desconcertado. Parecía enloquecida. No esperó ni por el cambio. Echó a correr y subió al tren.
El destino subía con ella...".

"—¿Por qué me miras así? —preguntó ella.
La respuesta de Lew fue desconcertante.
—¿No podemos... tutearnos?
—Pues...".

"—¿Nunca has amado?
La pregunta, inesperada sin duda, la desconcertó un poco. Se hallaban en un moderno restaurante, dando fin a la cena.
—No.
—Yo, sí —sonrió Lew, satisfecho—. Miles de veces.
—No has amado a ninguna.
—¿No? ¿Por qué lo aseguras? Amo todos los días y siempre que hallo una mujer dispuesta a corresponderme.
—Sin felicidad".

"—Una mujer y su amor puede hacer consciente al más inconsciente".

"—Supone —ríe ella de súbito— que te enamoraras de mí.
—Te lo diré.
—Y si tú no te enamoras y me enamoro yo...
—Sería delicioso.
—Peligroso para mí.
—Maravilloso para los dos".



Corín Tellado

lunes, 7 de agosto de 2017

Reseña: Destrúyeme después - Corín Tellado

Título: Destrúyeme después
Escritor: Corín Tellado
Género: Romance
Año de publicación: 1965
Páginas: 141
Clasificación: 1/5 
Reseña:

Un aparatoso y fortuito encuentro une las vidas de Diana y Lew. Ella es una española residente en Estados Unidos y está sometida al odioso chantaje del abyecto Jerry Westcott; él, un joven muy influido por su abuela y comprometido con una mujer a la que no ama. El amor, la ambición y los celos se dan cita en esta novela.







La autora:


María del Socorro Tellado López, conocido como Corín Tellado, fue un prolífico escritor español de novelas románticas y fotonovelas que fueron best-sellers en varios países de habla hispana. Publicó más de 5.000 títulos y vendió más de 400 millones de libros que han sido traducidos a varios idiomas. Fue catalogada en 1994 como Guinness World Records, ya que vendió la mayor cantidad de libros escritos en español, y en 1964 la UNESCO la declaró la escritora española más leída después de Miguel de Cervantes.







Mi opinión:

Diana Lilvay es una española de 17 o 18 años -no se especifica su edad- que tiene que viajar con urgencia a los Estados Unidos, Nueva York, debido que recibió un telegrama de que su padre enfermo gravemente y que necesita su compañía.
Ella viaja sin tardanza pero se encuentra que su padre ya había muerto hace unos días y que era el único familiar que tenía. Sin saber que hacer, si regresar o no a su tierra natal, decide quedarse debido a que Jerry Westcott, el jefe de su padre, decide encargarse de ella; dándole un empleo, un departamento, una nueva vida. Lo que ella no sabe es que Jerry le importa un bledo todo y solo la desea.
Al darse cuenta Diana de esto decide huir a Filadelfia sin documentación ni equipaje y con un poco de dinero. Cuando llega, ronda por las calles y casi es atropellada por Lew -no figura su apellido-, un joven médico de 26 años que decide ayudarla.
Lew está odiosamente comprometido con Helen Hoodward, una mujer que no ama. Por lo tanto decide hacer dos pactos: con su abuela y con Diana. 
Le dice a su abuela que si no se enamora de otra mujer en dos meses se casará con Helen. Y a Diana que finja ser su esposa.



"—¿Nunca has amado?
La pregunta, inesperada sin duda, la desconcertó un poco. Se hallaban en un moderno restaurante, dando fin a la cena.
—No.
—Yo, sí —sonrió Lew, satisfecho—. Miles de veces.
—No has amado a ninguna.
—¿No? ¿Por qué lo aseguras? Amo todos los días y siempre que hallo una mujer dispuesta a corresponderme.
—Sin felicidad".

La novela es corta; mi edición tiene 141 páginas sin sentido alguno. No llego a atraparme, resulta tediosa la historia y poco convincente debido de que como Diana supera la muerte de su padre en poquísimo tiempo y que en solo 48 horas se enamora de Lew sin saber ni siquiera como se llama.
Los diálogos son buenos para otra novela quizás, son demasiados superficiales cuando hay dos personajes que no se conocen lo suficientemente. 
Toda la historia en si es muy vago y no se puede tener una opinión grata cuando ni siquiera el final vale la pena.
Es la primera obra que leo de ésta autora y no sé como serán sus otros libros, por lo tanto no se si hay alguna que lo valga.



"—Una mujer y su amor puede hacer consciente al más inconsciente".

jueves, 3 de agosto de 2017

Citas: Kaichou Suki Tte Itte Mo Ii Desu Ka - Shou Ichikawa

"—Presidenta, me gustas. ¿Quisieras salir conmigo?
—Lo siento pero... estoy ocupada con los asuntos del consejo estudiantil y estudiando, así que no tengo tiempo para el amor.
*Shock*
—Pero... estoy feliz por tus sentimientos. Gracias".

"— ¿Presidenta?
— ¿Ran...? Así que aún no te has ido a casa...
— ¿Pasa algo malo, Presidenta?
— ¿Por qué? No está pasando nada...
—Por favor no lo esconda. Quiero serle de ayuda, Presidenta.
—Siempre eres amable conmigo incluso en situaciones como esta...
— ¿¡Presidenta!?
— ¿Ran?
—Está bien, Presidenta. Pero para la Presidenta es... Alguien a quien pueda amar".

"Esos brazos me abrazaron. Y esas palabras fueron fuertes y amables.
Por alguna razón mis lágrimas cesaron".

"—Sería asombroso si todos fuesen felices".

"—Muchas gracias por todo. Si no hubieses estado aquí no habría hecho nada.
—Entonces... Por favor, béseme.
— ¿¡Por-por qué dijiste eso!?
—En estos tiempos, los sentimientos de gratitud son expresados mediante un beso".

"—Dígame Presidenta, ¿puedo decirle que la amo?".

"— ¿Amor? Ran... ¿Yo...? L-Lo siento pero... Estoy ocupada con los  asuntos del consejo estudiantil y estudiando, así que no tengo  tiempo para el amor. Pero... estoy feliz por tus sentimientos. Gracias.
—Entiendo; si esa es la respuesta de la Presidenta... Pero... 
— ¿Ran?
—No puedo guardar estos sentimientos más. Por lo tanto ya no puedo estar a su lado".





Shou Ichikawa

domingo, 30 de julio de 2017

Citas: Contemplación - Franz Kafka

Niños en un camino de campo:


"—¿Y ahora por qué suspiras? ¿Qué ha ocurrido? ¿Alguna extraña desgracia, que jamás podrá remediarse? ¿Nunca más podremos ser lo que éramos antes? Realmente, ¿todo está perdido?".

"Nos sumergíamos de cabeza en el atardecer. No existían ni el día ni la noche".

"Una suave brisa comenzaba a soplar en todas partes, también se la sentía en el fondo de las zanjas; en las cercanías, el bosque empezaba a susurrar. Entonces uno no sentía tantos deseos de estar solo".

"Cantábamos mucho más rápido que el tren, nos tomábamos del brazo, porque las voces no bastaban; nuestros cantos se unían en un estrépito que nos hacía bien. Cuando uno mezcla su voz con la de los demás, es como si se lo llevaran con un anzuelo".

"Yo besaba al que estaba a mi lado, daba la mano a los tres que estaban más cerca, y echaba a correr por el camino; nadie me llamaba".

"—Allí sí hay gente extraña. Imagínense que no duermen.
—¿Y por qué no duermen?
—Porque no están nunca cansados.
—¿Y por qué no?
—Porque son tontos.
—¿Y los tontos no se cansan?
—¿Cómo van a cansarse los tontos?".


Desenmascaramiento de un embaucador:

"Pero no quise ver el final de esa sonrisa, porque de pronto se apoderó de mí la vergüenza".

"¡Cómo se adherían a uno, aun cuando uno se alejara de ellos, aun cuando uno les hubiera negado la más mínima esperanza! ¡Cómo no se desalentaban, cómo no cejaban, e insistían en mirarnos con rostros que aun desde lejos seguían siendo suplicantes!".

El paseo repentino:

"Cuando uno se encuentra en la calle, y ve que sus miembros responden con singular agilidad a esa inesperada libertad que les ha concedido".

"Cuando uno comprende con más claridad que de costumbre que posee más poder que necesidad de provocar y soportar con facilidad los más rápidos cambios, y cuando uno recorre así las largas calles".

Resoluciones:

"EMERGER de un estado de melancolía debiera ser fácil, aun a fuerza de pura voluntad".

"Pero a pesar de todo, con un simple desliz que no hubiera podido evitar, destruyo toda mi labor, lo fácil y lo difícil, y me veo preso nuevamente en el mismo círculo anterior".

"Por lo tanto, tal vez sea mejor soportarlo todo, pasivamente, comportarse como una mera masa pesada, y si uno se siente arrastrado, no dejarse inducir al menor paso innecesario, mirar a los demás con la mirada de un animal, no sentir ningún arrepentimiento, en fin, ahogar con una sola mano el fantasma de vida que aún subsista, es decir, aumentar en lo posible la postrera calma sepulcral, y no dejar subsistir nada más".

La excursión a la montaña:

"NO sé —exclamé sin voz—, realmente no sé. Si no viene nadie, nadie viene. No hice mal a nadie, nadie me hizo mal, y sin embargo nadie quiere ayudarme".

"Me gustaría mucho —¿por qué no?— hacer una excursión con un grupo de absolutamente nadie".

Desdicha del soltero:

"Así será, pero también hoy y más tarde, en realidad, será uno mismo quien está allí, con un cuerpo y una cabeza reales, y también una frente, para poder golpeársela con la mano".

El comerciante:

"Entonces descubro de pronto que estoy solo".

Camino de casa:

"Mis méritos se me hacen evidentes, y me dominan, aunque yo no les ofrezco ninguna resistencia".

"Comparo mi pasado con mi futuro, pero ambos me parecen admirables, no puedo otorgar la palma a ninguno de los dos, y sólo protesto ante la injusticia de la Providencia, que me ha favorecido tanto".

"Pero cuando entro en mi habitación, me siento un poco pensativo, aunque al subir las escaleras no me he encontrado con nada que justifique ese sentimiento".

La ventana a la calle:

"A LA VENTANA A LA CALLE QUE EL que vive solo, y que sin embargo desea de vez en cuando vincularse a algo".

"Aquel que, considerando los cambios del día, del tiempo, del estado de sus negocios y demás, anhela de pronto ver un brazo al cual pudiese aferrarse, no está en condiciones de vivir mucho tiempo sin una ventana que dé a la calle".

Desdicha:

"CUANDO ya se volvía insoportable — hacia el atardecer de un día noviembre —, cansado de ir y venir por la estrecha alfombra de mi habitación, como en una pista de carreras, y de eludir la imagen de la calle iluminada, me volví hacia el fondo del cuarto, y en la profundidad del espejo encontré una nueva meta, y grité, solamente para oír mi propio grito, que no halló respuesta ni nada que disminuyera su vigor".

"Dice que su naturaleza la impulsa a hablar conmigo de ese modo. ¿Realmente? ¿Su naturaleza la impulsa? Su naturaleza es muy amable. Su naturaleza es la mía, y cuando yo por naturaleza me siento amable hacia usted, usted no puede entonces sentirse sino amable hacia mí".

"—De todos modos —exclamé— si usted me roba mi fantasma, todo ha terminado entre nosotros para siempre".




Franz Kafka

miércoles, 26 de julio de 2017

Citas: El gran pez - Daniel Wallace


"—Esto me recuerda —dijo— cuando era niño.
Miré a aquel anciano, aquel anciano con los viejos pies sumergidos en la corriente de aguas claras, en esos momentos que se contaban entre los últimos de su vida, y de pronto lo vi, sencillamente, como si fuera un muchacho, un niño, un joven, con toda la vida por delante, tal como la tenía yo.
Nunca lo había visto así. Y todas esas imágenes… el hoy y el ayer de mi padre… convergieron, y en ese instante se convirtió en una criatura extraña, fantástica, joven y vieja a la vez, moribunda y recién nacida.
Mi padre se convirtió en un mito".

"El día en que nació amaneció como cualquier otro día".

"El día en que nació las cosas cambiaron.
El Marido se convirtió en Padre, la Mujer se convirtió en Madre.
El día en que nació Edward Bloom, llovió".

"—Buenos días, Edward —dijo el maestro.
—Buenos días —dijo Edward.
Y entonces se acordó: se le habían olvidado los deberes. Volvió a casa a por ellos.
Es una historia verídica".

"Edward Bloom empleó sabiamente aquel tiempo, leyendo. Leyó casi todos los libros que había en Ashland. Un millar de libros… diez mil a decir de algunos. Historia, Arte, Filosofía. Horacio Alger. Lo que cayera en sus manos. Los leyó todos. Hasta la guía de teléfonos".

"Mi madre me aprieta la mano y fuerza una sonrisa amarga. Ni que decir tiene que no han sido tiempos fáciles para ella. A lo largo de los últimos meses ha menguado de tamaño y de ánimo, se ha distanciado de la vida aunque siga viva.
Mira las cosas sin llegar a verlas".

"Nuestra vida no es la misma desde que padre vino a casa a morir".

"Su paulatina muerte también nos ha matado un poco a nosotros. Es como si, en lugar de salir a trabajar todos los días, hubiera tenido que excavar su tumba ahí detrás, en el terreno que hay más allá de la piscina.Y no la ha excavado de golpe, sino centímetro a centímetro".

"—Mamá —digo.
—Entraré yo primero —se precipita a decir—. Y, después, si me da la impresión de que…
Si le da la impresión de que va a morirse, me hará pasar a mí".

"En la tierra de los moribundos, las frases se quedan a medias, ya se sabe cómo iban a terminar".

"Parecía vivir en un estado de permanente aspiración; llegar allí, donde quiera que fuera, en realidad daba igual; lo importante era la batalla, y la que vendría a continuación, y la guerra no terminaba nunca".

"—Las mujeres de dos cabezas no existen —dije yo.
—¿En serio? —preguntó, acorralándome con la mirada—. Habló el-señor-adolescente-para-quien-el mundo-no-guarda-secretos, muchas gracias. Reconozco mi error".

"En casa, la magia de su ausencia dio paso a la normalidad de su presencia".

"Bebía un poco. Aunque no llegaba a enfadarse, sí estaba frustrado y perdido, como si se hubiera caído en un hoyo".

"—No sé si ya te lo habré contado — dice, tomando aliento—. El caso es que había un mendigo que me abordaba todas las mañanas cuando salía de la cafetería de al lado de la oficina. Y todos los días le daba un cuarto de dólar. Día tras día. Se convirtió en algo tan establecido que ya ni se molestaba en pedírmelo… Sencillamente, le deslizaba la moneda en la mano.Luego me puse enfermo y estuve un par de semanas de baja; y, cuando volví, ¿sabes con qué me saltó?
—¿Con qué, papá?
—«Me debe tres dólares y cincuenta centavos», eso me dijo.
—Tiene gracia —digo.
—No hay mejor medicina que la risa —dice él, aunque ninguno de los dos estamos riéndonos".

"Ni siquiera sonreímos. Él me mira con creciente tristeza; son cosas que le ocurren a veces, este ir saltando de emoción en emoción como quien salta sobre las olas".

"Fíjate en cómo estás, hecho todo un hombre y yo… me lo he perdido —traga saliva, lo que para él es un verdadero esfuerzo—. No has podido contar conmigo, ¿verdad, hijo?".

"—Lo recuerdas —dice.
—Claro.
—Recordar las historias de un hombre lo vuelve inmortal, ¿lo sabías?".

"—Te diría que te he echado de menos —le dijo—, si supiera qué era lo que echaba de menos".

"—Te voy a explicar dónde radicaba el problema —dice, levantando la mano de mi rodilla y haciéndome una seña para que me acerque. Y me acerco.
Quiero oírle bien. Su próxima palabra puede ser la última.
—Quería ser un gran hombre — susurra.
—¿En serio? —pregunto, como si para mí fuera una sorpresa.
—En serio —ratifica. Las palabras le salen despacio, débiles, pero vigorosas y seguras en ideas y
sentimientos—. ¿Te lo puedes creer? Pensaba que era mi destino. Un pez gordo en un gran estanque… eso es lo que quería ser. Lo que quise desde el primer día".

"—Creo —digo al cabo, esperando que acudan a mi boca las palabras adecuadas—, que cuando se puede decir de un hombre que su hijo lo ama, entonces se le puede considerar un gran hombre.
Porque es el único poder que poseo, investir a mi padre con un manto de grandeza, algo que él buscaba en el ancho mundo, cuando, en realidad, por un giro imprevisto de los acontecimientos, ha resultado estar en casa desde el principio".

"Cuando las cortinas de la ventana se abren como por sí solas, creo por un instante que ésta debe ser la señal del tránsito de su espíritu de este mundo al que haya después. Pero no es más que el efecto del aire acondicionado".

"—¿Qué quieres decir con que para eso has venido?
—Para que me comas —dijo mi padre—. Soy el primer sacrificio.
—El primer… ¿sacrificio?
—¡A ti, oh gran Karl! A tu poder nos sometemos. Somos conscientes de que hemos de sacrificar a unos cuantos para salvar a la mayoría. Así que yo seré… ¿tu almuerzo?".

"Había asimismo en la Calle Mayor, al fondo del todo, una casa de putas, pero no era una casa de putas como las de las grandes ciudades. Sencillamente, era una casa donde vivía una puta".

"Y después había otros que simplemente habían nacido tal como eran; para ellos, el nacimiento había sido el primer y peor accidente".

"—Se acostumbra uno —dijo—. De eso es de lo que se trata, Edward. De acostumbrarse a las cosas.
—No es eso lo que yo pretendo — dijo mi padre.
—Da igual. También a eso se acostumbra uno".

"Contábamos con esto, con esta observación final. Mi madre y yo suspiramos. Hay tristeza y alivio en la manera en que nuestros cuerpos se descargan de tensión, y nos miramos el uno al otro, compartiendo una mirada de esas que son únicas en la vida".

"Estoy un tanto sorprendido de que por fin haya llegado el día, pues aunque el doctor Bennett le había dado un año de vida hace aproximadamente un año, mi padre lleva tanto tiempo muriéndose que he llegado a creer que seguiría muriéndose para siempre".

"De hecho, se ha aficionado a decir: «¿Por qué estoy vivo todavía? Me siento como si debiera haber muerto hace mucho»".

"Y henos aquí a los dos pasmados, con la sonrisa en la boca como un par de idiotas. ¿Qué se dice en momentos así, qué paces se pueden hacer en los últimos minutos de ese último día que marcará un antes y un después en tu vida, el día que cambiará todo para los dos, el que siga con vida y el que muera?".

"—Oye —dice mi padre—. Te echaré de menos.
—Y yo a ti.
—¿En serio? —pregunta.
—Claro que sí, papá. Soy yo quien…
—Se quedará aquí —completa la frase—. Echar de menos te tocará a ti, es lógico".

"Eso es lo que significa la expresión «últimas palabras»: son las llaves que abren la puerta de la otra vida. No deberían llamarse últimas palabras, sino santo y seña, porque te permiten marcharte en cuanto se pronuncian".

"Mi padre tuvo la gran alegría y la desgracia de enamorarse de la mujer más guapa del pueblo de Auburn, y posiblemente de todo el estado de Alabama, la señorita Sandra Kay Templeton".

"Edward no compuso canciones. Durante mucho tiempo no hizo nada. La miraba, eso sí. No le importaba mirarla cuando pasaba de largo; y en ese mirar había una emoción especial. Era como si Sandra llevara consigo una luz propia, porque, allá donde fuera, deslumbraba. ¿Quién podría haberlo explicado? A Edward le gustaba dejarse deslumbrar de vez en cuando".

"Para que una historia muy larga no lo sea tanto, diremos que al cabo de poco tiempo, a Edward ya no le bastó con mirarla. Sentía la necesidad de acercarse a ella, de hablarle, de tocarla".

"—Sandra es mi chica —dijo Don Price.
(...)
—No sabía que perteneciera a nadie —replicó mi padre.
—Pues ahora ya lo sabes, aldeano —dijo Don".

"—Papá —dijo ella al llegar a la casa—, te presento a Edward Bloom. Edward, Seth Templeton. Y, ahora, daos la mano.
Así lo hicieron.
El señor Templeton miró a su hija.
—¿Por qué estoy haciendo esto? — preguntó.
—¿Haciendo qué?
—Dándole la mano a este hombre.
—Porque es mi marido —fue la respuesta—. Nos hemos casado, papá".

"—Amo a su hija, señor Templeton —dijo mi padre—. Y voy a amarla y cuidarla durante el resto de mi vida".

"—Me estaba preguntando qué habría inquietado tanto al doctor Bennett — digo—. Parecía muy preocupado al salir de aquí.
Mi padre asiente con la cabeza.
—Francamente —dice en tono confidencial—, creo que han sido mis chistes.
—¿Tus chistes?
—Mis chistes sobre médicos. Creo que me he pasado un poco —y comienza a recitar su letanía de viejos chistes caducos".

"—Papá —le interrumpo un par de veces, y, cuando al fin calla, le tomo la mano, delgada y frágil—. Basta de cuentos, ¿de acuerdo? Basta de chistes estúpidos.
—¿Son estúpidos?
—Lo digo con el mayor cariño posible.
—Gracias".

"—¿Lo ves? No puedes dejar de bromear ni cuando te pones serio. Es frustrante, papá. Me mantienes a raya. Es como si… me tuvieras miedo o algo así.
—¿Tenerte miedo a ti? —dice revolviendo los ojos—. Estoy muriéndome y se supone que te tengo miedo.
—Te da miedo acercarte a mí".

"Pego un portazo al salir, y confío en que sufra un ataque al corazón que lo mate deprisa para que podamos acabar con esto de una vez. A fin de cuentas, ya he empezado a llorarlo.
—¡Oye! —le oigo exclamar a través de la puerta—. ¿Dónde has dejado el sentido del humor? O si no el sentido del humor, la compasión. ¡Vuelve aquí! —me llama—. Dame un respiro, hijo mío, ¡por favor! ¡Que estoy muriéndome!".

"El día en que nací, el mundo se convirtió en un lugar pequeño y alegre".

"Y aplicando esa lógica, llegaría un día en que yo me convertiría en un gigante y Edward en una nadería, invisible a los ojos del mundo".

"Lo imaginé aun antes de que me lo dijeran. A PESAR DE TODO, NO murió. Todavía no. En lugar de morir, se convirtió en un nadador".

"Su enfermedad era un pasaje con destino a un lugar mejor. Ahora lo sé".

"Esperaba que abriera un ojo y me hiciera un guiño, que rompiera a reír, que convirtiera ese hecho real en lo que no era, en algo auténticamente pasmoso y divertido, algo para reírse al recordarlo. Esperé con su mano entre las mías. Esperé mucho tiempo".

"—Hijo, estoy preocupado. Y lo dice con una voz tan trémula que me doy cuenta, que nadie me pregunte cómo pero me doy cuenta de que, con aparatos o sin ellos, ésta será la última vez que lo vea con vida.
Mañana habrá muerto.
—¿Por qué estás preocupado, papá? —le digo—. ¿Por el más allá?
—No, tonto —replica él—. Estoy preocupado por ti. Eres un zopenco. Sin mi ayuda, no conseguirías ni que te arrestaran".

"Y fue entonces cuando descubrí que, después de todo, mi padre no había estado muriéndose. Sencillamente, había estado cambiando, transformándose en algo nuevo y distinto para continuar con su vida de esa forma.
A lo largo de todo aquel tiempo, mi padre se había ido convirtiendo en un pez".




Daniel Wallace